¿Por qué cualquier coche moderno lleva posavasos?

por / Martes, 10 noviembre 2015 / Publicado enSin categoría
pexels-photo peq
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

¿Por qué cualquier coche moderno lleva posavasos? Seguro que no conoces la historia de “el café más caro de la historia”

Para algunos muy necesario, para otros una tontería y para Stella Liebeck un elemento que le podría haber ahorrado un gran disgusto. Nos referimos al posavasos de lo coches y posiblemente nunca te hayas preguntado por qué ningún coche moderno prescinde de él. Nosotros te contamos la curiosa historia que le da una explicación a todo esto.

El origen de los posavasos en los coches está muy atado a la cultura de los restaurantes drive-in y drive-through en Estados Unidos. Los fabricantes de Nosteamérica fueron los pioneros en la introducción de este elemento en los coches. La idea era incorporar el posavasos en los coches para que los clientes de los restaurantes no tuvieran que bajarse de su coche para tomar-se un café o cualquier otro tipo de bebida. A partir de los años 30, los restaurantes en los que los conductores hacían su pedido por una ventanilla comenzaron a convertirse en todo un boom que fue muy asociado con la proliferación de negocios de comida rápida. En aquellos años fue también cuando empezaron a surgir los autocines. Se trataba de unos cines al aire libre adaptados para ver la película desde el coche. En esos tiempos fue cuando se le empezó a dar una gran importancia al posa vasos ya que para los usuarios era bastante incomodo tener que aguantar la bebida en la mano todo el rato para que no se derramara.

No obstante, el verdadero hecho que llevo a muchos de los fabricantes, especialmente en Estados Unidos a instalar finalmente posavasos en todos sus modelos, fue el juicio de Stella Liebeck contra McDonalds.

Los hechos se reomntan a 1992 cuando Stella Liebeck, de Alburquerque, iba en su Ford y pidió un café en la ventanilla del McAuto de su ciudad. Cuando colocó el café entre sus piernas e intentó abrir la tapa para añadir azúcar y leche, el café se derramó por sus piernas y pelvis y le provocó quemaduras de tercer grado en el 6% de su cuerpo.

En 1994 Stella Liebeck fue compensada con una indemnización de 2,86 millones de dólares. Aunque Ford no tuvo que pagar indemnización alguna, esto marco un antes y un después. A partir de ese momento no hubo ningún fabricante que se olvidara de la importancia de poner posavasos en su coche.

 

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Deja un comentario

SUBIR
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×